Crítica: Bohemian Rhapsody

BOHEMIAN RHAPSODY: LA HISTORIA DE FREDDIE MERCURY dirigida por Bryan Singer, aunque Dexter Fletcher asumió el cargo de director las últimas semanas de rodaje tras el despido de Singer. ​ El guión fue escrito por Anthony McCarten y fue producida por Graham King y Jim Beach, antiguo mánager de Queen.  Está protagonizada por Rami Malek, Gwilym Lee, Ben Hardy y Joseph Mazzello. – AÚN EN CARTEL / CRÍTICA: CJ COLANTONIO.

FB_IMG_1547845609365.jpg

Un guión a la medida de Freddie Mercury que fue escrito por Anthony McCarten –el mismo de “Las horas más oscuras”- que prioriza el porqué de su lucha en la vida con pequeños momentos que la hacen única y donde entendemos la intimidad y los miedos de alguien que fue tocado por la divinidad.  Con amigos igualmente de talentosos como arriesgados y dispuestos a probar cosas nuevas fue una banda que debió hacer frente al encasillamiento que empresas de la música como la EMI intentaron aniquilar.

Rami Malek es sublime y Queen es sin duda el negocio más rentable que pueda existir aún en el presente; con decirte que la expareja de Freddie -Mary Austin- ganará la suma de cuarenta y cinco millones de euros la que corresponde al diecinueve por ciento (19%) de la recaudación.

Con un final que recuerda lo que muchos consideran el mejor concierto de Queen realizado en el Wembley de hace treinta y tres (33) años y la que llevó a una multitud con el objetivo de recaudar fondos para Etiopía, nos demuestra la inteligente decisión de quienes estuvieron detrás de esta película, es el momento emotivo de mayor impacto visto en los últimos años en el cine.  Esta es una de esas películas que uno tendrá ganas de ver una y otra vez.

Calificación: 8,5/10.

Anuncios