Análisis: Dragon Ball Z Kakarot para Xbox One

En el momento que llegó la noticia de que saldría un nuevo juego de Dragon Ball, pero que este se trataría de un título de estilo RPG, ha llegado a emocionar a muchos de los fans de la saga. En el pasado E3 justamente había tenido la oportunidad de probar un gameplay del juego, y en este caso mis impresiones no habían sido tan satisfactorias. Si bien el juego se veía bastante lindo, su gameplay carecía de profundidad, mostrando un juego de peleas con algo de exploración. Ahora analizando el juego completo, la realidad es que si bien esa falta de profundidad aún se mantiene, pero el conjunto con su historia y los elementos que puedes encontrar en el juego, lo hace bastante disfrutable.

Al ser uno de los animes más conocidos , también sus juegos han trascendido más allá del territorio nipón. En los últimos años se ha concentrado más es brindar juegos de lucha, por lo que su paso al RPG, era algo que se necesitaba nuevamente. La idea de este título es poder revivir la historia de todo Dragon Ball Z, incluyendo obviamente a sus personajes y a todos sus villanos. Es por eso que empezamos el viaje siendo Goku, iniciando la serie en el momento del encuentro con Raditz, y terminando con la saga de Majin Boo. En este viaje, también iremos controlando a una decena de personajes, y que tras batallas contra enemigos y jefes, iremos reviviendo la historia del anime con lujo de detalles.

Lo que se caracteriza este título de género RPG, es que ahora tenemos la incorporación de un árbol de habilidades, promoviendo la progresión dentro del juego, y obviamente generando nuevas combinaciones que serán útiles durante el combate. Si bien en títulos como Dragon Ball XenoVerse o Fighter Z, teníamos un modo de campaña, este se limitaba a generar diálogos entre personajes luego de cada pelea. Y si, Dragon Ball Kakarot se alimenta de los juegos anteriores de la serie, ya que nos brinda un sistema de combate exquisito, sencillo de controlar y con una buena variedad de combos. Quizá lo que falla un poco es su lado RPG, ya que si bien está implementando su árbol de habilidades, puede que la progresión entre los personajes que puedes utilizar, al final no hayan mucha variedad entre ellos, ya que sus habilidades terminan siendo casi idénticas, además de que el sistema presenta una dificultad que no sobrepasa el nivel en el que te encuentras. Su mundo que intenta abierto falla también en un sentido , ya que este puede ser un tanto testimonial, porque más allá de la posibilidad de cumplir con misiones secundarias , su exploración puede resultar algo vacía y casi que te obliga a ir de un punto a otro para seguir con la narrativa del juego.

El apartado visual es realmente notable, si bien ya hemos visto un buen trabajo respetando la escencia del anime en anteriores juego, en este se respira la imagen creada por Toriyama. También el juego le pone mucha atención a los escenarios que tuvieron un lugar importante dentro de la serie, para llevar a cabo las batallas con los jefes. Las cinemáticas también mantienen un respeto con la historia, que si bien cuenta con algunos añadidos y omisiones, sigue fielmente la narrativa de lo que fue todo Dragon Ball Z. Su rendimiento es bastante fluido, aunque toca decir que se han apreciado algunos Bugs durante la experiencia, pero que por suerte no ha afectado a la jugabilidad, y que seguramente pronto vendrá algún parche para mejorar estos detalles.

Dragon Ball Z Kakarot es un muy buen homenaje a la serie creada por Akira Toriyama, un juego que nos revive toda su historia en una campaña del alrededor de 40 horas. Si eres fan de Dragon Ball Z seguramente vas a disfrutar este título que salta hacia el RPG sin mucha gloria pero tampoco lo hace penosamente. Su sistema de combate es muy entretenido, y en conjunto con su historia lo hace un juego bastante atractivo a pesar de sus fallas.

Calificación 7/10

Análisis: MediEvil para PS4

Por Jorge Marchisio
En Medievil, tomamos el control de Sir Daniel Fortesque, el supuesto héroe de la batalla de Gallowmere, quien en realidad cayó en los primeros momentos de la batalla donde las tropas humanas lograron derrotar al nigromante Zarok. Cuando este último revive para cumplir con su tarea, Fortesque también es traído a la vida para ponerle un freno al malvado mago.


Quienes rondamos los 30 años, seguramente recordamos con mucho cariño al Medievil original, uno de los juegos fundamentales para todos los poseedores de una Playstation, siendo clave para la consola gris en su superación a las empresas rivales. Por eso cuando se anunció este remake, la sonrisa nostálgica fue casi instantánea.
¿Vale la pena jugar a este nuevo Medievil? Definitivamente si, ya sea que no tuvieron la suerte de entrarle al original, o si por el contrario, son viejitos como quien les escribe y quieren recordar un poco de su infancia.


El juego se vuelve muy accesible en su grado de dificultad, pese a que la curva de aprendizaje es bastante ascendente, si hacemos las cosas bien, siempre tendremos equipo al nivel de los enemigos, por lo cual no estamos ante un juego netamente difícil, pero tampoco tan imposible como para que nos den ganas de tirar el joystick contra la pared.
Donde sí se nota que se le dedicó poco trabajo, fue en el apartado gráfico. Si bien se nos agrega una cámara al hombro, ideal para los momentos donde tendremos que usar armas arrojadizas, el resto de este apartado se siente bastante vago. El salto a la nueva generación de consolas se ve tosco, y esperábamos un acabado final bastante más bello a la vista; pero lo peor radica en la cámara en general. A esta altura de las consolas, se siente bastante pobre que en algunas zonas no podamos manejar la cámara a placer, y por dicho sistema, quedemos vendidos a los enemigos. Y esto pasa más seguido de lo que nos gustaría.


El remake de Medievil termina siendo un buen juego, pero porque el original lo era, no porque se le haya puesto demasiado esfuerzo a la actualización. Como dijimos, si son fans de la primera entrega de Playstation, es compra segura (además, después de terminarlo, se nos habilita la opción de jugar a dicho original). Y si nunca lo probaron, también es recomendable. Aunque la sensación de que lo podrían haber trabajado un poco mas, nos acompaña durante toda la aventura.

Calificación: 7/10

Lo bueno: la nostalgia en su máximo esplendor, que traiga el juego original.
Lo malo: pocas novedades si ya conocían la primera entrega, la cámara sigue siendo nuestra peor enemiga.