Análisis: Ori and the will of the wisps para PC

Por Gabriel Farisello
Luego de habernos cautivado con su primera entrega, Moon Studios redobla su apuesta con un mayor apartado en las mecánicas y jugabilidad, pero manteniendo la belleza estética junto a una historia simple, emotiva y con buenos mensajes.

Argumento principal
Tras los eventos de “Ori and the blind forest” nuestro “bichito de luz” junto a su madre adoptiva “Naru” y su peculiar amigo “Gumo”, quedan al cuidado de la última cría de Kuro (la Búho gigante) y sus vidas pasan a ser de alegrías y regocijos mientras la pequeña “Ku” crece y va formando un vínculo de amor fraternal con Ori.
Llegado el tiempo en que Ku aprende a volar, ella y Ori salen de paseo por el bosque cuando una inesperada tormenta los arrastra hacia tierras lejanas donde la Luz ya no brilla. Ambos son distanciados al caer siendo Ku la más afectada al no poder volar por sus heridas.
Es así que Ori deberá recorrer estas tierras donde conocerá diversos personajes que motivados y esperanzados por la presencia de nuestro “espíritu de Luz” lo ayudarán en su travesía llena de peligros inesperados hasta poder rescatar a la pequeña Ku y a su vez devolverle la paz que reinaba en sus hogares a todas estas criaturas.

Análisis del juego
Es inevitable una comparativa entre el primer y este segundo título para entender las variaciones a favor y en contra de este último.

Estructura narrativa y objetivos

Ori and the will of the wisps mantiene la misma estructura de misiones principales que su antecesor, comienza por una misión puntual “el rescate de Ku” y luego nos da la libertad de “elegir el camino a seguir” ya que para concluir el juego y ayudar a las criaturas del nuevo bosque debemos recuperar los fragmentos del alma del árbol espiritual repartidos por diferentes zonas y forzándonos a utilizar todo el arsenal de habilidades que vayamos desbloqueando con cada avance y donde cada una de estas zonas constará, en algunos casos, de “enfrentamientos a Jefes con barras de vida y diversas fases de combate” o simplemente “carreras contra reloj” de escape de las mismas; para luego culminar en una pelea con un Jefe final, el cual nos irá asediando de a poco con cada avance.
En este aspecto su diferencial claro se caracteriza por el agregado de “misiones paralelas/opcionales”, las cuales nos darán de recompensa la moneda de cambio interna del juego para adquirir mejoras pero también si completamos la “misión optativa más larga”, que consiste en intercambiar objetos entre los diversos NPC, la recompensa será vital para completar el juego al 100%.

Mecánicas del juego
Las mecánicas son el mayor cambio que notaremos, en esta entrega tendremos hasta 12 habilidades de las cuales solo podremos asignar 3 en los botones correspondientes para su uso; las adquisiciones de las mismas serán encontrando los árboles espirituales de los cuales absorberemos su poder y comprándolas a un NPC que incluso nos permitirá mejorarlas (en su mayoría las de uso ofensivo). Entre estas habilidades, las cuales algunas consumen puntos de energía, podremos: Atacar con una espada, disparar flechas, lanzar una poderosa lanza de luz, impactar con un martillo pesado, lanzar un boomerang, lanzar bolas de fuego, recuperar salud, crear una ráfaga de viento, hacer una explosión incendiaria, generar un aura que daña enemigos, generar orbes de luz que atacan a enemigos cercanos y el poder propulsarnos en la dirección que queramos.
Como novedad también contaremos con habilidades pasivas utilizando “fragmentos de espíritu” (adquiridos explorando el mapeado o a través de un NPC mercante), estos nos permitirán un total de 31 variantes de las cuales podremos equipar hasta 8, dichas pasivas van desde mejoras en las capacidades de nuestro personaje o mayores ganancias de materiales curativos, mágicos o moneda de cambio. Sin dudas esta nueva modalidad, que reemplaza al anterior “árbol de habilidades”, evoca a otro exitoso juego como es el “Hollow Knight” de 2017 el cual recomiendo totalmente experimentarlo.

Otro aspecto a destacar es el aumento de dificultad y exigencia hacia el jugador que pondrán a prueba sus reflejos y memoria de distintos recorridos para las secuencias de escape más intrincadas.

La misma estética, la misma calidad audiovisual
Sin dudas este es un juego que nos invita a detenernos entre tanto frenesí para apreciar las bellezas artísticas creadas en su entorno; cada zona del mapeado presenta diversidad en sus trabajos de color, iluminación y acompañamiento sonoro (compuesto por Gareth Coker), generando el clima propicio tanto para un valle calmo como una cueva sombría y tenebrosa.

Reciclando la luz, el punto negativo
No todo brilla como nuestro pequeño espíritu ya que, quienes hayan jugado a la anterior entrega notarán que casi todos los enemigos (exceptuando jefes) son de mismo diseño y patrones de ataques. Otro caso es el de áreas a las que en un principio no podremos acceder y luego sí (como es el caso de aguas contaminadas que se purifican), esto hace brevemente a la experiencia un tanto repetitiva pero aun así no menos satisfactoria.

Conclusión
Ori and the will of the wisps es una secuela lograda que dará momentos de emoción, desafío, frustraciones y encanto audiovisual sin decepcionar a nuevos y viejos jugadores.

Calificación 8/10

* Este juego fue analizando en PC gracias a un código de revisión proporcionado por Microsoft.

Análisis: Dragon Ball Z Kakarot para Xbox One

En el momento que llegó la noticia de que saldría un nuevo juego de Dragon Ball, pero que este se trataría de un título de estilo RPG, ha llegado a emocionar a muchos de los fans de la saga. En el pasado E3 justamente había tenido la oportunidad de probar un gameplay del juego, y en este caso mis impresiones no habían sido tan satisfactorias. Si bien el juego se veía bastante lindo, su gameplay carecía de profundidad, mostrando un juego de peleas con algo de exploración. Ahora analizando el juego completo, la realidad es que si bien esa falta de profundidad aún se mantiene, pero el conjunto con su historia y los elementos que puedes encontrar en el juego, lo hace bastante disfrutable.

Al ser uno de los animes más conocidos , también sus juegos han trascendido más allá del territorio nipón. En los últimos años se ha concentrado más es brindar juegos de lucha, por lo que su paso al RPG, era algo que se necesitaba nuevamente. La idea de este título es poder revivir la historia de todo Dragon Ball Z, incluyendo obviamente a sus personajes y a todos sus villanos. Es por eso que empezamos el viaje siendo Goku, iniciando la serie en el momento del encuentro con Raditz, y terminando con la saga de Majin Boo. En este viaje, también iremos controlando a una decena de personajes, y que tras batallas contra enemigos y jefes, iremos reviviendo la historia del anime con lujo de detalles.

Lo que se caracteriza este título de género RPG, es que ahora tenemos la incorporación de un árbol de habilidades, promoviendo la progresión dentro del juego, y obviamente generando nuevas combinaciones que serán útiles durante el combate. Si bien en títulos como Dragon Ball XenoVerse o Fighter Z, teníamos un modo de campaña, este se limitaba a generar diálogos entre personajes luego de cada pelea. Y si, Dragon Ball Kakarot se alimenta de los juegos anteriores de la serie, ya que nos brinda un sistema de combate exquisito, sencillo de controlar y con una buena variedad de combos. Quizá lo que falla un poco es su lado RPG, ya que si bien está implementando su árbol de habilidades, puede que la progresión entre los personajes que puedes utilizar, al final no hayan mucha variedad entre ellos, ya que sus habilidades terminan siendo casi idénticas, además de que el sistema presenta una dificultad que no sobrepasa el nivel en el que te encuentras. Su mundo que intenta abierto falla también en un sentido , ya que este puede ser un tanto testimonial, porque más allá de la posibilidad de cumplir con misiones secundarias , su exploración puede resultar algo vacía y casi que te obliga a ir de un punto a otro para seguir con la narrativa del juego.

El apartado visual es realmente notable, si bien ya hemos visto un buen trabajo respetando la escencia del anime en anteriores juego, en este se respira la imagen creada por Toriyama. También el juego le pone mucha atención a los escenarios que tuvieron un lugar importante dentro de la serie, para llevar a cabo las batallas con los jefes. Las cinemáticas también mantienen un respeto con la historia, que si bien cuenta con algunos añadidos y omisiones, sigue fielmente la narrativa de lo que fue todo Dragon Ball Z. Su rendimiento es bastante fluido, aunque toca decir que se han apreciado algunos Bugs durante la experiencia, pero que por suerte no ha afectado a la jugabilidad, y que seguramente pronto vendrá algún parche para mejorar estos detalles.

Dragon Ball Z Kakarot es un muy buen homenaje a la serie creada por Akira Toriyama, un juego que nos revive toda su historia en una campaña del alrededor de 40 horas. Si eres fan de Dragon Ball Z seguramente vas a disfrutar este título que salta hacia el RPG sin mucha gloria pero tampoco lo hace penosamente. Su sistema de combate es muy entretenido, y en conjunto con su historia lo hace un juego bastante atractivo a pesar de sus fallas.

Calificación 7/10