Un círculo más que redondo es perfecto.

 La obra El círculo de Tiza Caucasiano de la mano del director general  Manuel Iedvabni  nos permite  los martes a las 20 hs.  volver a Brecht y sentirnos  gustosos de conocerlo.

Durante una revuelta el gobernador y su esposa deben abandonar el palacio para salvar la vida y, en la prisa, abandonan al niño. Una joven sirvienta del palacio, se apiada del pequeño y se hace cargo de él. Con muchos sacrificios lo lleva a una aldea vecina y allí lo cría y lo cuida como si fuera suyo.

La misma revolución convierte a Azdak, un borracho y pendenciero, en juez, y sus sentencias favorecen siempre a los pobres y desgraciados. Ante él comparecen un día Gruche y la esposa del gobernador, alegando ambas ser la verdadera madre del niño. Azdak no sabe la verdad y las somete a la Prueba del círculo de Tiza, para dar su veredicto.

¿Qué  debe hacer el común de la gente  para sobrevivir  y conservar su sentido de lo humano en medio de convulsiones políticas y sociales?   Y, sobre todo, ¿cómo conservar la  bondad en medio de la crueldad circundante? Ya no nos basta comprender el mundo. Eso es apenas una condición imprescindible para poder modificarlo. ¿Puede el teatro contribuir a modificarlo? Esa obsesión recorre toda la práctica teatral de Brecht.


Esta obra de teatro de Bertolt Brecht está dentro del teatro épico basado en la crítica política y social. Muchas escenas contienen un toque irónico con dardos excelentemente disparados para marcar las diferencias de clases, el abuso de poder,  la corrupción y las apariencias en el ámbito  familiar.

La obra trata sobre una revuelta social, donde el gobernador y su esposa deciden huir del palacio en medio de corridas y sustos  deja abandonado a su hijo, un bebé de pocos meses.

Grusha, una  joven lavandera,  sirvienta del palacio se hace cargo del niño, brindándole todo su amor tomándolo a cargo como si fuera su propio hijo siendo capaz de ofrendar su vida por èl.

 No contaremos más las vicisitudes que debe sortear Grusha para proteger al bebé que ha cuidado desde tierna edad. Queremos que el público se sorprenda con la historia cuando vaya a verla.

Muchas escenas se dan dentro de un marco musical muy sugestivo, de hermoso contenido coral, en algunos casos similar al estilo de musicales como Evita o Jesuscristo SuperStar con alto contenido emotivo y coreográfico. La música original de la obra es excelente de Esteban Morgado quien además es el director musical de esta puesta.

La obra cuenta con el recurso de tener una relatora  encargada de explicar  los hechos a medida que van sucediendo. El personaje es llevado por la cantante María Marta Guitart, quien  además participa de la mayoría de las escenas musicales.

Las situaciones de comedia y grotesco se basan en mostrar a Azdak, un borracho y pendenciero quien en la revolución lo ha convertido en un juez quien utiliza métodos poco ortodoxos para ejercer justicia.

El título de la obra habla de Círculo de tiza porque en la obra existe una disputa sobre la tutela del niño si quedará en manos de la madre que lo abandono o la sirvienta. Azdak impartirá justicia imponiendo  que el niño se quedará con la madre o con Grusha, dependiendo quien consiga sacarlo de un círculo dibujado con tiza en el piso, mientras ellas forcejean tirando cada una de un brazo del niño..

Está inspirado en el cuento El círculo de tiza, del chino Li Xingdao, similar al juicio de Salomón, pero de planteamiento opuesto (la mujer que demuestra merecer al niño, por amarlo, es precisamente la que no es su madre biológica).

El   vestuario está a  cargo de Patricio Delgado y Susana Hidalgos, siendo los  adecuados a usar por los personajes para crear el clima de credibilidad necesaria para la puesta.

Las actuaciones son todas excelentes, mostrando que es un equipo actoral sólido, donde la obra de Brecht fluye gracias al manejo del director Manuel Iedvabni. Las actrices que encarnan a Grusha y a la esposa del gobernador son destacables como así también el actor que encarna el personaje de Azdak.

Recomendamos hacer un paréntesis el  martes tomarse un respiro en el Teatro IFT, pasar una buena noche, viendo una deliciosa obra de teatro que le  dará fuerzas para seguir adelante con el resto de la semana.

FICHA TÉCNICA

Autoría: Bertolt Brecht

Versión y traducción: Manuel Iedvabni

Actúan: Dana Basso, Cristina Sallesses, Roxana Del Greco, Gabriel Dopchiz, Matías Sebastián Tisocco, Pablo Flores Maini, María Marta Guitart, Ariel Levenberg, Rodrigo Pagano, Juan Manuel Romero,Gustavo Siri.

Cantante: María Marta Guitart

Músicos: Gabriel Dopchiz, Matías Sebastián Tisocc , Pablo Flores Maini, Rodrigo Pagano.

Diseño de escenografía: Gastón Breyer

Diseño de Luces: Roberto Traferri

Diseño de Vestuario: Nereida Bar, Verónica Segal

Realización de escenografía: Ariel Levenberg

Diseño Gráfico /Colaboración artística: Leila Gramajo, Wilfredo Parra

Realización de Vestuario: Patricio Delgado, Susana Hidalgo

Fotografía de ensayos: Vicky Elmo

Prensa: Marcos Mutuverría – DucheZarate

Productor ejecutivo: Pato Rébora

Director Asistente: Pablo Flores Maini

Música original: Esteban Morgado

Dirección musical: Esteban Morgado

Dirección general y puesta en escena: Manuel Iedvabni


ESPACIO IFT
Boulogne Sur Mer 549
Capital Federal – Buenos Aires – Argentina
Reservas: 4962-9420 / 4961-9562
Web: http://www.teatroift.org.ar/
Entrada: $ 200,00 – Martes – 20:00 hs 


Diana Decunto “Por Amor al Arte”

Anuncios

Deja un comentario