Crítica: Amor.com (Un profil pour deux)

Pierre es un señor de unos 70 largos años, que vive solo en París, luego de la muerte de su mujer, el amor de su vida, hace ya un par de años.
Es un señor deprimido, un tanto hosco, que no se arregla, ni se limpia,ni a él, ni a su casa. Su única hija se preocupa por él, y para entretenerlo con algo, le propone al nuevo novio de su hija, Alex, un guionista desocupado, pagarle para
que le de clases de computación a Pierre. Solución doblemente efectiva, le parece: entretiene a su padre y el anodino novio se gana unos pesos.
Padre y yerno se niegan, pero en fin, la hija de Pierre se impone. Eso sí: Pierre no debe saber que Alex es el actual novio de su propia nieta.

Es así que, no solo Pierre encuentra una distracción en la informática, si no que explorando el mundillo de la búsqueda de parejas, se entusiasma, arma un “muñeco” (a que no adivinan quién es el susodicho alter ego: Alex).
Pierre, como jugando para su diversión, concreta una cita a ciegas con una mujer unos … 50 años menor que él! La chica vive en Bélgica, pues allí hay que ir.

Le pide ayuda a Alex, le cuenta los detalles, le muestra la foto de la chica, pero el muchacho se resiste hasta que cierta falta de carácter de Alex y un dinerillo ofrecido por Pierre, lo convencen. Viajan juntos a Bruselas y en un bar concretan el encuentro.
La jóven es sensible y bonita, y está completamente encantada con el muchacho. Toman, conversan, caminan, se conocen. Todo bajo la atenta mirada de Pierre,
suerte de Cyrano de Bergerac moderno y voyeurista. Ambos se complementan: Pierre escribe las epístolas amorosas y Alex le pone el cuerpo. Ambos hombres regresan a París. Alex, culposo (por engañar a su novia, la nieta de Pierre, y también ocultarle quién es al mismo Pierre), decide cortar con esta aventura basada en engaños . También, porque se siente movilizado por Flora, la
bella belga. En tanto Pierre continúa su relación virtual y Flora le dice que ahora es ella quien quiere visitarlo a Paris. Es entonces que en una inesperada reunión familiar, todos se conocen, todo se complica ó se aclara ó… La nieta de Pierre vuelve con su antiguo novio, Alex se enamora perdidamente de la bella Flora y Pierre revive, a través de los jóvenes,
un amor único, aventurero y vital.

Pierre Richard, popular actor francés de comedias de peripecias, compartió
protagónicos con Depardieu, Jean Rochefort, Mireille Darc, etc.
Stephane Robelin, el director del film, logra un relato ameno y entretenido y
retrata con trazos simples pero creíbles a sus personajes.

Calificación: 6/10

Elenco: Pierre Richard, Yaniss Lespert, Fanny Valette.
Director: Stephane Robelin.
Origen: Francia.

A. R. Belano

Anuncios

Deja un comentario