Crítica: La noche del demonio, la última llave.

Se ha estrenado una nueva Insidious, esta vez realizando una conexión entre la tercera y primera entrega, sirviendo como secuela e historia de orígenes. Su resultado es superior al film anterior pero que aún así no alcanza el nivel de las primeras cintas dirigidas por James Wan, que han sido la clave del éxito de la saga.

La parapsicóloga Elise Rainier se enfrenta esta vez a aterradoras apariciones que tienen lugar nada más y nada menos que en su antigua casa familiar. Con el fin de ayudar a la familia que recién se ha instalado en esa cada, y que está sufriendo escalofriantes incidentes paranormales, Elise deberá enfrentar espiritus y fuerzas del mal y purgar la casa de su infancia en el reto más temible y personal de su carrera.

En este capítulo tenemos como protagonista a Elise (Lin Shaye), quizá el personaje más entrañable de la saga, y en el que le brindan un espacio para contar su historia y conectarla con el resto de los espisodios. La mejor parte de esta película es su inicio , que nos lleva a la niñez de Elise , que desde pequeña tenía el don de poder ver a los seres del más allá , algo que le ha ocasionado problemas con su familia. El comienzo es bastante extenso pero completo para conocer bien el pasado del personaje y que la llevó a hacer del don su trabajo y vida. Allí se ha encontrado con una de las peores tragedias de su vida, y en el futuro debe regresar para ayudar a un hombre y también enfrentar sus propios miedos.

La cinta se hace interesante por la historia de Elise, el conocimiento de su pasado y la conexión con el primer film. Así mismo la fórmula ya se siente agotada , utilizando recursos para innovar pero que quedan a medio camino. Es una película de terror efectiva , pero que no llega a ser una parte de lo que nos brindó James Wan hace años atrás.

Seguramente el carisma de los actores que representa Elise y su equipo es lo que salva a la cinta y la vuelve interesante. El humor siempre está presente, denotando la química entre los actores y sus personajes. Del resto hay poco que hablar , ya que las nuevas incorporaciones se han hecho para entablar cierto contenido emocional con Elise , pero que no pasan de ser interpretaciones caladas y llanas.

La noche del demonio: La última llave es una película del género de terror que resulta efectiva pero que denota el agotamiento de la saga. Ni la llave ni los demonios tienen el suficiente interés, salvo la historia y el protagonismo de su personaje más carismático, quien termina con una conexión con el primer film. Recomendable para aquellos que quieren ver una cinta de terror entretenida y que no esperan el nivel de las primeras Insidious.

Calificación 6/10

Anuncios

Deja un comentario