Crítica: Muchos hijos, un mono y un castillo

El jueves pasado comenzó la cuarta edición de “Esporamas” la muestra de cine español en el Espacio INCAA KM 0 (Avenida Rivadavia 1637) con entradas a tan solo 30 pesos se puede disfrutar de catorce películas del nuevo cine español, de las cuales once de ellas son operas primas, el ciclo se extenderá hasta a el 28 de febrero.

Julita, la madre, ha cumplido todos sus sueños de tener una familia numerosa, un mono y un castillo, y ahora sufre los efectos de la crisis económica, sin dinero para poder mantener el imponente inmueble, y a base de iniciativa y tacto logra mantener a la familia a flote

Cuando llegué al cine Goumont para ver esta película, no tenía idea de que se trataba, el titulo me distraía para hacer una asociación, pero el cine de España es algo que me atrae muchísimo, ya sea su estética, sus actores, la forma de contar las historias, y sobre todo el humor que mezclado con esa cultura, me generan un gran atractivo. En los últimos años Argentina se a afianzado con este país y la mayoría de lo que vemos acá, es en coproducción, ellos también consumen mucho nuestro cine y actores como Darin, Sbaraglia, Solá, Grandinetti, Roth, son sólo algunos de los nombres de la lista enorme que ha triunfado allá.

También en los últimos tiempos gracias a internet y las plataformas de series y películas la llegada y el consumo es aún mayor, series como Merlí, La Casa de Papel, Las Chicas del Cable Velvet, han generado un gran fanatismo entre sus seguidores y afianzado aun más el consumo de las producciones españolas.

Muchos hijos, un mono un castillo es un documental de comedia absurda dirigido por Gustavo Salmerón, nos cuenta la historia de su madre, Julita, quién desde muy chica siempre tuvo en claro sus sueños, que no eran precisamente salud dinero y amor, ella tenía en claro que quería tener muchos hijos, de mascota un mono, y vivir en un castillo. Conoció al amor de su vida, tuvo seis hijos, mediante un aviso en el diario vendían un mono con muchísimas cualidades pero que resultó ser un canalla, y gracias a una herencia, tuvo su castillo, aunque luego de unos años la crisis económica hace que la familia tenga que mudarse, mientras paralelamente el hijo menor se entera que su madre ha perdido la vértebra de su bisabuela asesinada, guardada a lo largo de tres generaciones, la familia emprende una exhausta búsqueda entre miles de cajas llenas de peculiares objetos que Julita ha ido acumulando a lo largo de sus más de ochenta años.

La puesta es casera y son archivos que el director ha recopilado durante 15 años, si bien la historia no es deslumbrante y por momentos se dispersa la idea poco clara del film, el gran atractivo de este documental es Julita, quien con su gracia, picardía, humor, y disparates, ha sido un verdadero hallazgo y hace que esta historia tome vuelo, contándonos su historia (real o ficticia) con una oratoria digna de admirar esta explosiva mujer nos cuenta sobre su temida y anhelada muerte en un recurrido por su vida.

Calificación 7/10

Julieta Ale

Anuncios

Deja un comentario