Reseña: Clarividentes

Una obra sobre el caos y la incertidumbre

Un grupo de pícaros invitan a un empresario ambicioso y un tanto desesperado por el curso de sus negocios, a una prueba, en experimento. Le han propuesto una
posibilidad singular: ellos conocen a una vidente, extranjera ella, con la capacidad de predecir acontecimientos del futuro. Ergo: podrá decir al empresario como
funcionará la Bolsa, que acciones subirán, cuales bajarán.

Todo un albur, un desafío al tiempo y al destino…y a las finanzas. No se habla de simples monedas, sino de gruesos billetes, que es lo que a todos allí les interesa. Pues bien: el empresario se presenta a la cita y también 3 “conejillos de indias”, 3
buscas, que estarán en una habitación con tal dispositivo que permite observarlos en detalle, sin que ellos conozcan nada del exterior. Una caja de cristal blindado y espejado hacia su interior, una cámara Gesell.
La experiencia consiste en que la vidente, de espaldas a esa habitación ve (y cuenta, en un idioma “extranjero”, que traducen los experimentadores) lo que hacen las 3 personas adentro, antes que lo realicen.

Una serie de acontecimientos externos: en el país se declara el estado de sitio, no hay comunicaciones (ni TV, ni internet, ni celulares), faltan alimentos y medicinas. Estos sucesos enmarcan lo que acontece con el experimento: que en realidad la vidente no adivina los hechos, sino que los provoca. Y no suceden como ella quiere, sino como los desea. Verdadera calamidad, ya que el deseo es impredecible.
Todo conduce al caos, los conejillos se rebelan tomando el control de la situación, encierren en el cubo de cristal a los experimentadores y los acontecimientos derivan en una bacanal de perversión y sangre..

En “Clarividentes” todo es engaño, parodia, vacuidad. Todos están observados y son sujetos de condicionamiento dentro de un gigantesco panóptico social, como si todos estuvieran en una desmesurada caja de cristal: conejillos, experimentadores, empresario, vidente. Todos. ¿El público? Dios lo sabrá (Nietzsche).

Dramaturgia y dirección de Javier Daulte. Con Mauro Álvarez, Matías Broglia, Rubén De la Torre, Jorge Gentile, Silvina Katz, Juan Ignacio Pagliere, Daniela Pantano, Carla Scatarelli, Luli Torn.

Funciones: Sábados a las 20 horas. Localidades: $ 250.- Jubilados y estudiantes: $ 200.-

Espacio Callejón – Humahuaca 3759 – www.espaciocallejón.com

A.R. Belano

Anuncios

Deja un comentario