Reseña: El último espectador

ACTUAR, UNA FORMA DE RESISTENCIA FRENTE AL OLVIDO

El esfuerzo de un actor por sobrevivir, por recordar a los actores de su querida compañía. Retazos del pasado, momentos gloriosos que ya no volverán. La soledad de un artista frente a su público.

Años cuarenta. Un viejo director de una compañía teatral nómade solo frente al mostrador de un bar, en las orillas de un pueblito de Santa Fe. Todos se han ido, algunos en busca de un futuro mejor, otros abandonaron la profesión. Ginebra en mano, él rememora a cada integrante, los vínculos personales, sus aciertos y sus errores.

La culoncita fue la última en irse, con ella hacían números de chistes fáciles en cualquier lugar, a veces sólo por la comida. Otra de las actrices era Natalia, niña bien que se dedicó al teatro como forma de rebelión hacia su familia y su clase, aspiraba llegar al Maipo. Dejó la compañía para triunfar en el género picaresco. Se llevó a otro actor con ella. Luego Rafael, actor afectado y exagerado que sólo logró actuar sinceramente cuando no estaba actuando, demostró su amor al director para partir al día siguiente. Otro actor partió tras el ofrecimiento de hacer Otelo en el Teatro del Pueblo de Leónidas Barletta que estaba en pleno auge en esa época. Confiesa que lo eligieron por su tez oscura, y se despide con un cálido abrazo y una frase desgarradora: “seguí así, ya vas a llegar”.

Él, sin embargo, cree que ya llegó a la cima y que cayó estrepitosamente. La debacle de la compañía comenzó cuando murió la actriz principal, a causa de una perforación de pulmón. Con su partida, el director decidió preparar Un enemigo del pueblo de Ibsen. Pero esa representación fue su perdición. El personaje terminó por confundirse con la persona y se transformó en un paria, en aquél a quien todos abandonan.

Dice que recordar es volver a pasar por el corazón. Manuel Vicente en el papel protagonista, recrea en escena a todos y cada uno de los integrantes de la compañía. Las situaciones de tensión y de fraternidad, la pelea por obtener una buena paga, la necesidad artística de representar obras que consideraba fundamentales para el teatro, aunque su reducido público no las entendiera. Versión reducida de Woyzek, La Gaviota de Chejov, Shakespeare, Ibsen, Sófocles. Encaraba cada proyecto como si fuera el más importante de su vida, adaptaba al libreto a la cantidad de actores disponibles y a las circunstancias escénicas. Sociedades de fomento, clubes, pequeños teatros e incluso circos y plazas servían de escenario para estos apasionados.

El texto de Andés Binetti (quien también está a cargo de la dirección) es nostálgico, romántico y amargo también. Vicente recorre magistralmente cada personaje a través de inflexiones de voz, cambios gestuales y movimientos en el escenario. Es uno y todos a la vez, como si en su cuerpo y en su presencia habitaran todos los actores posibles, todas las obras de teatro, todos los mundos creados.

La pasión por el teatro vocacional dialoga, y choca por momentos, con el teatro oficial, el comercial y con el reciente teatro independiente que tiene como epicentro al Teatro del Pueblo (doble referencia al lugar en el que representan la obra hoy).

Un relato de la ausencia, del recuerdo, de la carencia como motor para el trabajo, de la entrega hacia un oficio que le ha dado todo, y ahora ya no queda nada. La firme convicción de tener que representar hasta el final de sus días, porque es lo mejor que sabe hacer y lo único. Una forma de no ser olvidado es seguir actuando, frente a un ciervo perdido en la maleza de una isla, último espectador que lo observa.

Ficha técnico artística

Actuación: Manuel Vicente

Diseño de escenografía y vestuario: Alejandro Mateo

Diseño de luces: Francisco Varela

Diseño de sonido: José Binetti

Diseño gráfico: Juan Francisco Reato

Fotografía: Selene Scarpiello

Prensa: Carolina Alfonso

Asistentes de dirección: Nadine Cifre, Grace Ulloa

Dirección: Andrés Binetti

Sala: Teatro Abierto, Teatro del Pueblo (Av Roque Sáenz Peña 943, CABA). Sábados 18hs. Entradas $250, Est y Jub $220

Melina Martire

Anuncios

Deja un comentario