Reseña: “El loro sigue contando”, de Pepe Soriano.

Reseña de Paula Fossatti

Este unipersonal deleita al público reviviendo un personaje que lleva más de 40 años en el teatro, el Loro Calabrés, que representa diferentes trayectos de la carrera de Juan Carlos Soriano que tiene 88 años, con una sensibilidad que nos mantiene todos los sentimientos a flor de piel.

Vino de Italia, vivió en un barrio porteño y nunca quiso irse de allí; los personajes de ese lugar llenaron la vida de Pepe, cada uno guardaba su propia idiosincrasia y sus miserias, todos ellos fueron parte de su familia.

Soriano te hace revivir un carnaval que solo él conoce, como también te hace rememorar una ausencia que guarda en su pecho desde muy pequeño. Sin dudas el Loro Calabrés tiene la obligación de existir ya que por medio de él Pepe es capaz de hablar de sí mismo, de cómo duele la vejez, la soledad, la enfermedad del incomprendido, como el paso del tiempo te hace polvo y olvido.

En el escenario nos encontramos con una guitarra que recita la lealtad de alguien que alguna vez quiso abrazar a una mujer con amor, pero no pudo… una mesa con dos libros, en el que un texto nos recuerda una América Precolombina, una América que se podía hacer valer por sí misma, también hay un retazo de diario que deja entrever las nefastas producciones televisivas a la que estamos sometidos en la actualidad, del cual Soriano con justa razón hace una queja de ello, y por último un pan enorme que multiplica sus pedazos con el público en el nombre de su afán de interrogarnos si somos capaces de querernos un poco más los unos a los otros.

En lo personal, deseo que el Loro siga contando para siempre.

Teatro El Tinglado.

Mario Bravo 948 . Almagro

CABA

Domingos 16:30

Anuncios

Deja un comentario