Reseña: El violinista en el tejado

Este gran clásico de la religión judía vuelve a Buenos Aires a la calle Corrientes, mas precisamente en el Teatro Astral, de la mano del director Gustavo Zajac, con Raul Lavie como cabeza protagónica de la obra y gran elencos.

Esta historia se sitúa en Rusia, en un pequeño pueblito de Anatevka, en el siglo XIX. Allí encontramos a Tavye, un trabajador lechero con su esposa y tres hijas en plena adolescencia. El conflicto de la obra es mantener la tradición como siempre lo fue en esa época y el futuro matrimonio de sus hijas, que es casarse con su misma religión, al padre se le debe pedir la mano de la hija, y que el futuro marido tenga un buen pasar económico para que ella tenga una vida feliz. Pero todo sale al revés. Debe lidiar con un joven rebelde que es nuevo en el pueblo, la felicidad de su hija que no va con la tradición judía y enfrentarse con sus vecinos. En si, enfrentar pensamientos distintos.

Con un gran elenco de actores, cantantes y bailarines, la obra con un intervalo de por medio, es muy entretenida. Voces como Raul Lavie y Florencia Otero destacan en la puesta . Además, le suma mucho la escenografía para demostrar ese entorno antiguo, de pueblo con mucha historia con revoluciones a su alrededor. Con una sola escena y puesta de luces alcanza a contar toda la historia.Los bailes y canciones con estilo judío, te ayuda a entrar en clima y ser parte de ella.

Esta obra con una buena producción, e interpretes con experiencia que saben cómo desenvolverse en un musical. Es un recomendable espectáculo que invita al público a ser parte de una clásica historia de forma renovada .

Anuncios

Deja un comentario