Reseña: Hedda, de Henrik Ibsen

El planteo de Hedda Gabler, como muchos clásicos, comporta desde hace tiempo las mismas críticas y las pocas soluciones, por su tiempo, por su texto y su contexto; sin embargo el teatro independiente no puede ocultar su fijación (y con razón).

Que moleste Hedda Gabler comporta un triunfo: no tanto explicarla o re-re-representarla hasta hallar algo nuevo, sino intentar ganarla a algún discurso que importe. En el barrial Brío se da una de estas pequeñas victorias intermitentes que debieran importarnos.

La puesta a la que asistimos es una oportunidad de ver a Hedda con otros ojos y de manera explícita, dejando en suspenso el atractivo del personaje para mostrarnos una trama victimaria y patriarcal, una gramática que ocluye en su vida lo posible y le impone lo imaginable. A destacar: al fin la atracción lésbica en la obra deja de ser recurso estético y se vuelve fundacional.

Lo importante no es que la puesta lo entiende, sino que se compromete a mostrarlo: El desenlace de Hedda Gabler es el triunfo de una valentía entre tantos cobardes, pero sólo de una en el acotado horizonte de lo posible, pues ¿con qué se mata Hedda Gabler?

FICHA TECNICA:

Versión: Melina Petriella, Nayla Pose

Actúan: Melina Petriella, Maria Abadi, Nayla Pose, Pablo Chao

Diseño de vestuario: Belen Parra

Diseño de escenografía: Rodrigo Gonzalez Garillo

Realización escenografica: Gustavo Disarro

Diseño grafico: Lucia Szlak

Asistencia de producción: Nahuel Saa

Asistencia de dirección: Florencia Halbide, Lucia Szlak

Dirección: Nayla Pose

Las funciones se realizan los díasviernes a las 21hs y domingos a las 19hs

En la sala “El Brío”, ubicada en Av. Alvarez Thomas 1582

Localidades $200 entrada general / $180 estudiantes y jubilados

Agustín Arosa

Anuncios

Deja un comentario