Crítica: La guarida del lobo

Por Sebastián Sabio

FB_IMG_1553180535941

Con unos paisajes extraordinarios provenientes de Tierra del Fuego, este filme cuenta la historia de un hombre de la ciudad que quiere aprender a conducir un trineo tirado por perros. Lo más destacable del filme son las tomas y encuadres, producto de la acogedora choza que toman como locación y, principalmente, los increíbles bosques del sur patagónico argentino debido a que ni las actuaciones de Gaston Pauls, Jose Luis Gioia y Victor Laplace ni el guión son algo memorable. Pauls realiza otro personaje similar a todos los demás que interpretó a lo largo de su carrera y los otros dos actores no terminan de convencer. El guion se vuelve obvio por momentos y peca de intelectualoide pero no logra engañar a muchos. Con un final poco creíble por el transcurrir de los hechos y a la vez no del todo claro (culpa compartida por actores, director y guionista) la película deja al espectador con dudas sobre lo que acaba de ver y preguntándose “por qué” repetidas veces.

Calificación: 5/10

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s