Análisis: Trüberbrook para PS4

Por Jorge Marchisio

En Trüberbrook, controlamos al joven científico Hans Tannhauser, quien va a pasar unas necesarias vacaciones en la campiña alemana, debido a un premio que sorpresivamente ganó. Pero nada parece ir bien, cuando en su primera noche en el lugar, un extraño irrumpe en su habitación, llevándose partes claves de su actual investigación.


Hoy nos toca hablar de Trüberbrook, un juego del más que nunca, revivido subgénero de la aventura gráfica, que por desgracia no hace evolucionar a este estilo de juegos.
¿Por qué decimos esto? Por la simple razón de que Trüberbrook subestima la inteligencia de los jugadores. En el 99% de las aventuras gráficas, nosotros tenemos que rompernos el cerebro viendo que ítem o zona de la pantalla, es la que nos va a ayudar a seguir avanzando en la historia; haciendo que, en más de una ocasión, nos estanquemos hasta que descubramos un minúsculo objeto que siempre pasamos de largo. Bueno, en el juego que nos compete, esto no pasa, porque con apretar un simple botón, se nos marca con una X roja, toda zona interactiva en la pantalla…


A esto debemos sumarle lo poco carismático que es el personaje principal. No tenemos problemas con que Hans Tannhauser sea el cliché del científico apacible nerd; pero no tiene ni un ápice que lo haga querible, pese a que comenta en voz alta, cualquier zona interactiva de la pantalla. Y ya sabemos que, en esta clase de juegos, donde los personajes y la historia lo son todo; mal vamos con un protagonista apático.
En cuanto a la historia; por suerte si es interesante, con varios toques sobrenaturales, que le dan un toque de particularidad como para atrapar al jugador. Pero, como decimos, que el protagonista nos diga todo y el juego nos viva ayudando, quita bastante de esa sensación de ir descubriendo la trama poco a poco.


En donde si brilla Trüberbrook es en el apartado gráfico. No solo por los bellos colores, sino por el diseño de los lugares, que en más de una ocasión, los más veteranos, van a tener una sensación de “a lo Twin Peaks” bastante marcada. Es una lástima que no se buscara explotar este parecido, que seguramente fue buscado.

Trüberbrook termina siendo un juego apenas aceptable. Sin un protagonista atractivo, y con un fallido sistema de juego que implica al máximo cualquier reto que se nos pueda dar; es un claro ejemplo de videojuego que subestima al jugador. Una lástima que solo podamos destacar lo visual.

Lo mejor: el apartado visual, bastante parecido a Twin Peaks.
Lo peor: demasiado fácil, y carente de retos y atractivo para enganchar al jugador casual

Calificación: 5/10

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s