Análisis: Just Dance 2020 para Nintendo Switch

Resulta bastante complicado en algunas ocasiones tener que hacer una reseña sobre un juego que es anual, ya que la evaluación del juego es una combinación entre lo que ofrece como juego, y lo que puede llegar a innovar en cada nueva edición. Quizá el lado de la innovación es la que más se complica en estos casos, ya que en muchas ocasiones se tratan de fórmulas ya instaladas que no tienen mucho para cambiar, ejemplo, los juegos de deportes. Pero algo debe tener para que le atraiga al jugador comprar una nueva edición de un mismo juego, y en el caso de Just Dance, franquicia que nació con la exitosa Wii, tiene como punto fuerte su repertorio, además de su entretenida jugabilidad.

Puede que con el pasar de los años, la franquicia Just Dance haya perdido la popularidad que tuvo en sus inicios, quizá porque comenzó como un juego más para atraer al jugador casual que se ha hecho con una Wii, o más adelante con la innovación que ha tenido el Kinect en el caso de Xbox. El juego ha pasado a ser un título con una base de seguidores firme, teniendo también en sus manos, torneos de baile organizados por Ubisoft. Pero acá toca hacer una aclaración, no se trata de un juego de baile hardcore dónde solo los bailarines experimentados puede jugar , sino que también sigue conservando ese espíritu casual para que pueda ser divertido para todos.

Para hablar sobre sus mecánicas en el caso de Nintendo Switch, la posibilidad de usar los Joy con, hacen que sea una de las mejores alternativas para disfrutar el juego, a menos que cuentes con cámara en el caso de las otras consolas. En anteriores ediciones se agrego la posibilidad de utilizar el celular como mando, una alternativa para los que no contaban con controles con sensor de movimiento, tratándose de una tarea que tuvieron los desarrolladores de Just Dance para que este no sea un juego para pocos. Extrañamente en el caso de Switch, en la edición 2019 no estaba la posibilidad de usar el celular como mando (al menos durante el lanzamiento), que quizá se debía porque la híbrida ya contaba con controles funcionales de fabrica. Es una decisión acertada que ahora lo hayan agregado, ya que si te encuentra con amigos y son más jugadores que joy con disponibles, está la posibilidad de que se pueda jugar de hasta 6 usuarios. Si como aclaración, no se pueden alternar los mandos, o juegas con joy con o juegas con celulares.

Para los que aún no han tenido la experiencia de jugar Just Dance, las reglas del juego son muy simples, debes emular los pasos de bailes que te ponen en pantalla de modo como si fuese un espejo, tomas el control con la mano derecha y el juego le va dando puntaje a tus movimientos. Los puntajes de los movimientos van desde ok, good, súper y perfect; y se van acumulando en un contador de estrellas en las que puedes llegar a 5 al finalizar el baile, y teniendo como extras las calificaciones Superstar y Megastar. Los sensores de movimientos son bastantes precisos, mucho más que en el caso de los primeros títulos en Wii, aunque como dato curioso, esta edición también sale a la venta para la consola salida hace ya 13 años. Con cada baile vamos sumando monedas, que sirven para canjear en una ruleta dónde se desbloquean avatares y pegatinas a modo de coleccionables. También contamos con un modo online, el modo kids para que se diviertan los más pequeños, y el nuevo modo all stars . El All Stars es una especie de modo historia, que tiene como protagonista a un panda que va en su nave espacial buscando a bailarines de anteriores ediciones, y que resulta un buen recorrido para conmemorar los 10 años del juego.

Ahora vamos a lo importante, para los que ya son jugadores de Just Dance, uno de los mayores atractivos son el repertorio musical y obviamente las coreografías que estás llevan. En cuanto al repertorio, contamos con 40 nuevas canciones que mantienen un estilo muy variado, en el que contamos con canciones de pop internacional como “7 Rings” (Ariana Grande), Bad Guy (Billie Eilish); Latinos como “Con altura” (Rosalía) , “Con Calma” (Daddy Yankee) y clásicos como “Everybody” (Back Street Boys) también da lugar a música más alternativa, como la inclusión de “Soy yo” del grupo colombiano Bomba Stereo . Se extraña un poco el Kpop , aunque en líneas generales hay mucha variedad y las coreografías están bien planteadas.

En cuanto al menú, este se asemeja más al cambio que tuvo en la edición 2019. Tengo que decir que si bien es muy acertado colocar los niveles de dificultad, para que los jugadores lo tengan en cuenta según sus aptitudes, el menú resulta un tanto desordenado y casi en cada momento te quiere llevar a la suscripción unlimited. Ojo que Just Dance unlimited es un servicio muy útil si te gusta mucho el juego, ya que te permite poder jugar a títulos de anteriores ediciones, con un catálogo sumamente amplio , y que vale el precio de su suscripción trimestral o anual. Lo que si no es justo que en todo momento te muestren los títulos que puedes jugar con ello, ya que te da la sensación de que tienes un juego incompleto, y que en realidad no es así.

En cuanto al apartado técnico, se nota que en lo visual se ha cuidado mucho todo su diseño artístico, que en ningún momento se siente monótono, y que se vislumbra una dosis de creatividad en cada una de las coreografías. Contamos con muchos personajes, excelentes fondos y ambientaciones, y sobre todo las coreografías que son el mejor arma visual para que lo usemos de espejo y nos pongamos a bailar.

Just Dance 2020 vuelve para asegurar el trono entre los juegos de baile en el mundo de los videojuegos. Es un título que sabe de qué manera seguir atrayendo a los fanáticos, que aunque apueste por lo seguro sin hacer cambios significativos, lo que hace lo hace muy bien. Para los aficionados al juego es una compra segura, para los que son más casuales y tienen ganas de mover un poco el bote, les aseguro que la van a pasar bien y se van a ejercitar mucho.

Calificación 8/10