Análisis: Microsoft Flight Simulator para PC

Por Maximiliano Daniel Pérez

¿Me creerían si les dijera que durante estas semanas estuve viajando por todo el mundo? Visité Nueva York por primera vez, de hecho, estuve muy cerca de la estatua de la Libertad. Como soy una persona muy activa y ambiciosa decidí a los pocos minutos ir a visitar otra ciudad, así que me fui para Tokyo y luego a la Torre Eiffel, viajes increíbles en los que la pasé muy bien. Si, no estoy delirando a causa de los meses de cuarentena, es que gracias a esta obra maestra de videojuego no es tan difícil pasearse por el mundo, al menos desde la perspectiva de un avión y desde nuestro monitor. Vamos a entender como Asobo Studio pudo lograr una de las experiencias más refrescantes e innovadoras de los últimos años en la industria de los videojuegos.

Después de unos largos 14 años desde la última entrega de un Flight Simulator, Asobo Studio sí que aprovecho ese tiempo para desarrollar este título e impregnarlo de tecnologías hasta ahora jamás utilizadas en videojuegos y de un nivel de detalle y funciones incomparables. Una de las cosas más destacables de este título es la recreación de nuestro amado Planeta Tierra en una escala de 1:1 y tan solo pesando 150GB, unos cuantos GBs menos que el Call of Duty: Modern Warfare. Esto es posible gracias a que el juego utiliza una cantidad gigantesca de datos por stream directo para hacer posible esta recreación de nuestro bello planeta. Y si, verdaderamente es bello como se lo puede apreciar en este título, no solo con ciudades recreadas a mano por el desarrollador, si no como muchísimos otros sitios que a pesar de que utilizan las imágenes satelitales de los mapas de Bing, demuestran un nivel visual sin precedentes. Otro tremendo trabajo que llevaron a cabo fue con los aviones, del cual dispondremos de una nómina de unos 20 y tantos aviones bien variados y de distintos portes. Lo más impresionante de los aviones son las cabinas. INCREIBLES! Si bien ir probándolos a todos no es una tarea sencilla, el resultado final es bien recompensado. 

Algo a tener en cuenta es que MFS2020 si es un simulador de vuelo, y no los deja saber hasta en el tutorial más básico que si queremos deleitarnos con las vistas desde el aire vamos a tener que estar dispuestos y con suma atención a todas las indicaciones que se nos ofrezcan. Como dije antes, los interiores de los aviones son excesivamente detallados, y en algunos casos hasta pueden llegar a convertirse en material de estudio didáctico con la cantidad de botones y perillas operacionales a nuestra disposición. A pesar de este despliegue de complejidad, el juego también nos va a permitir disfrutarlo sin tener que ser unos eruditos en cuanto a aviación, ya que cuenta con muchos asistentes de manejo para que nos relajemos y disfrutemos de las vistas y los paisajes en altura. Como todo buen simulador, otro punto clave para disfrutarlo en su máximo potencial recae en la forma que vamos a interactuar con el mismo, en mi caso pude probarlo tanto con un joystick como con teclado y mouse, y debo decirles que la experiencia con el joystick fue la más positivas de todas, seguramente los más fanáticos de la saga y a quienes el atractivo de un verdadero simulador les llame más la atención, justifiquen adquirir un Control de Simulador de Vuelo, pero eso para mí ya es terreno desconocido.

La experiencia del juego es majestuosa e innovadora. Pasadas las primeras horas de tutoriales y acostumbramiento a los controles y el manejo de los aviones, se nos va a presentar unos Retos de Aterrizaje y de Vuelo Salvaje con Tablas de Clasificación global, pero la verdadera experiencia la dirigiremos nosotros, y es que tenemos el mundo a nuestra disposición. La mera idea de estar cruzando los cielos de nuestra ciudad con el clima del momento es alucinante. En el caso de Buenos Aires, si bien no fue una de las ciudades que Asobo realizo a mano como por ejemplo París, aun podemos disfrutarla, y si no nos acercamos demasiado y la vemos de una altura de unos miles de pies para aquellos que la hayan visto desde el aire la sensación es sorprendente, particularmente si decidimos mirar desde la ventanilla de piloto.

Como mencione antes, este juego además de que ocupa bastante espacio de almacenamiento, es tremendamente demandante a nivel de hardware. A la fecha si bien tanto Nvidia como AMD sacaron drivers para mejorar el rendimiento del juego, desde ya les digo que estamos ante el primer título de la próxima generación de videojuegos, porque si los fanáticos del hardware High End pretenden jugarlo en una resolución de 4K con todos los seteos en Ultra y a una tasa de 60 cuadros por segundo, lamento contarles que vamos a tener que esperar un poco más(y se me viene fresco el recuerdo de cuando salió el juego Crysis). La caída de frames es normal, la cual nos va a entorpecer la experiencia de vuelo, particularmente en ciudades grandes. Esto no quiere decir que el juego no pueda disfrutarse ni mucho menos, pero es algo a tener en cuenta. Tranquilamente el juego se puede disfrutar en una calidad Media y en 1080P. Algo que si me llamo la atención fue que a pesar de ir subiendo o bajando los detalles gráficos, no hubo un escalado similar en cuanto a rendimiento obtenido por sacrificar calidad gráfica, ¿estaremos ante un problema de optimización o un verdadero límite del hardware actual? Solo el tiempo responderá esta pregunta. Otro factor a tener en cuenta y como ya comenté, el juego se conecta a una base de datos y requiere en todo momento de conexión a internet para poder stremear mucho del contenido a nuestras pantallas, algo que puede parecer molesto en un principio, pero gracias a esto vamos a poder disfrutar del clima actual por donde estemos transitando, tránsito aéreo real y hasta otros jugadores que estén por la zona, así que también hay que considerar ese punto. Por último, y a pesar de que instalen el juego en un disco SSD (Disco de Estado Solido) los tiempos de carga toman varios minutos, pero que serán bien recompensados con una experiencia de vuelo excelente. 

A pesar de estas implicancias en cuanto al rendimiento del juego, creo que a mi parecer sería una picardía perderse la oportunidad de explorar el mundo como nunca antes lo habíamos hecho. La complejidad del juego hace que cada vez queramos aprender a dominar más y más cada uno de los aviones disponibles y con ellos recorrer nuestro increíble planeta, trazando rutas de vuelos, y descubriendo paisajes que solo podíamos imaginarlos desde la altura. 

Calificación: 9.5/10

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s