Análisis: It Takes Two

Por Marta Ros

Tras el éxito de A way out, Hazelight Studios nos trae una obra similar con un corte más desenfadado. Es el momento de trabajar en equipo de nuevo y resolver este entuerto.

Un matrimonio roto

La historia nos pone en la piel de un matrimonio deteriorado por el paso del tiempo que ha decidido dar el paso de separarse, al parecer sin vuelta atrás.

En medio de esta vorágine de dolor se encuentra su pequeña hija que lo único que quiere es que sus padres vuelvan a ser felices juntos. Así, compra “El libro del amor” para que sus padres aprendan a resolver sus problemas y no rompan el matrimonio.

Además, la pequeña ha diseñado unos curiosos muñecos tipo marioneta de sus padres con los que idealiza un futuro en común.

Sin saber cómo, acabaremos atrapados en esos muñecos. Para poder volver a la normalidad, el Dr. Hakim, representado por “El libro del amor” nos hará realizar todo tipo de pruebas para reavivar la llama del amor.

Puzles y plataformas

Cuando iniciamos It takes two debemos tener claras varias cosas. En primer lugar, si conocemos un poco el estudio, sabremos que el juego es obligatoriamente cooperativo bien a través de la modalidad online o bien local, pero siempre debemos jugarlo siendo dos. 

Esto hace que el juego resulte realmente divertido y curioso pues si bien iremos la mayor parte del tiempo por nuestro lado, en ocasiones debemos cooperar de manera directa llevando a cabo acciones simultáneamente para seguir avanzando.

En segundo lugar, un juego así puede parecer que no de mucho juego, pero ya hicieron una maravilla con A way out y esta vez no iba a ser diferente. El juego es básicamente un juego de plataformeo y puzles con tintes de aventura gráfica, aunque no en el término estricto del género.

No obstante, le han dado tanta variedad a los niveles que no resulta repetitivo en ningún momento. En cada fase nos ofrecen alguna “habilidad” nueva con la que nos divertiremos a la vez que avanzamos.

Y en tercer lugar, es un juego sencillo, pero que nos hace exprimirnos en ciertas ocasiones el cerebro para seguir avanzando. Y, aunque no tenemos coleccionables, el juego esconde gran cantidad de minijuegos y cosas con las que interactuar que nos entretendrán un buen rato.

Avanzar hacia el amor

Como ya he dicho, la idea principal es conseguir la reconciliación de la pareja y para ello debemos superar de manera conjunta una serie de retos.

Con esto en mente y con el tipo de juego en el que estamos, creo que huelga decir que el juego será lineal y no extremadamente largo, aunque más de lo habitual. La duración ronda las 10-12 horas lo cual es realmente gratificante ya que han conseguido que les cojamos cariño a los personajes dado que van desarrollando su relación según avanzamos y realmente entendemos a la pareja cuando llegamos al final.

A esto le sumamos la variedad de escenarios y dinámicas y lo conseguido que está el manejo de los personajes y tenemos un juego excelente. Algo que siempre delimita el juego en este género es la cámara y su deficiente movilidad, pero en este caso no podemos aplicar eso pues la cámara se adapta perfectamente a nuestra posición y nos permite moverla libremente a nuestro antojo.

En lo referido a la jugabilidad, por tanto, creo que han conseguido un acabado final perfecto fluido y sencillo. 

Bonito por dentro y por fuera

El juego presenta una estética animada que recuerda a cualquier dibujo animado que conozcamos. El apartado artístico y sonoro también es increíble y está cuidado al detalle. La iluminación, las texturas, las animaciones (hasta las más insignificantes) y cada mínimo detalle del entorno está mimado y consigue generar un halo de cuento muy llamativo.

Si bien este apartado está realmente conseguido al igual que la jugabilidad y la variedad, la historia, aunque pueda parecer mucho más profunda, no consigue calar hondo. Es cierto que es una historia profunda, con un gran desarrollo y que toca temas cotidianos, pero a mi parecer hay poca historia tras cada nivel y toda nuestra atención se desvía a resolver dicho nivel por lo que terminamos perdiendo el hilo de la relación.

Conclusión

It takes two nos ofrece una historia llamativa y diferente de la mano de un modelo de juego al que no estamos acostumbrados, pero que realmente resulta en una experiencia divertidísima pues es una fórmula que desarrollan de manera perfecta y anima no solo a la cooperación sino también a la competición con el otro jugador.

Como punto negativo destaca que, si bien hay mucha variedad en los niveles, no terminan de desarrollarla al límite y que, cuando le hemos cogido el gusto, nos vemos obligados a adoptar una nueva dinámica.

A pesar de eso, It takes two sigue siendo una obra magnífica que solo puedo recomendar al igual que A way out.

Calificación 9/10

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s