Reseña: El Montaplatos

Las sicarias necesitan una taza de té

Sicario es el término utilizado mayormente en latinoamérica para referirse al servicio de contratar a alguien para que realice un asesinato en tu nombre,en inglés se les dicen Hitman, para los mas refinados ”asesinos a sueldo”, el fin es el mismo: El dinero cura la culpa de matar.

El montaplatos, también traducida como El montacargas, es una obra de teatro en un acto del dramaturgo británico Harold Pinter, escrita en 1957. Rafael Spregelburd es el encargado de traducir y adaptar esta obra dirigida por Alejandro Vizzotti, donde esta vez los sicarios, serán sicarias.

”Dos asesinas a sueldo aguardan en un sótano la orden para realizar su trabajo. La espera y el encierro se vuelven agobiantes y pequeños sucesos triviales empiezan a resultar sospechosos. Mediante un montaplatos, bajan pedidos de comida extravagantes ¡y ellas ni siquiera pueden tomar una taza de té! Es el momento de entrar en acción y una de las asesinas ocupa un lugar inesperado”. Es la sinopsis de la obra de Vizzotti.

Las actrices Claudia Mac Auliffe y Sonia Novello interpretan a estas dos sicarias que esperan órdenes y mientras lo hacen, las pésimas condiciones del lugar abrirán las tensiones, al ver el montaplatos ir y venir y no poder comer nada, más bien recibir acertijos y órdenes de comida elegante que jamás reciben. La falta de comunicación será el contra de esta obra, que si bien conjuga con el humor para romper con el hielo, es el final que justifica los medios.

La escenografía de Ariel Vaccaro es estupenda, el hecho de recrear una habitación lúgubre y austera donde este montaplatos cobra toda la atención, ese diseño del elevador de comida la hace destacable (además de un buen efecto sonoro a cargo de Rafael Sucheras lo cual hace pensar que si hay un montaplatos en la sala)

El cambio de género que se le da a esta obra da una perspectiva interesante, pues poco se conoce si hay mujeres que realizan este ”trabajo” ya que como es sabido, está controlado por hombres de sangre fría.

El matar no tiene género y eso se conoce, Vizzotti nos regala una hora de deleite marcada de trivias, ironías, incertidumbre por montón y dos actrices estupendas en el rol de dos sicarias que intentan cumplir una misión de forma poco eficiente.

El montaplatos está disponible los domingos a las 19 horas en el Teatro el Extranjero (Valentín Gómez 3378)

Les escribió Sebastián Arismendi para La Butaca Web.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s