Reseña: La Carrera

No es lo mismo respirar que seguir.

Presiones externas e internas


Vivir en Buenos Aires puede volverte loco, si no estás preparado para el ritmo de una ciudad grande, sea esta u otra, te puede consumir. Una vez entramos a la etapa adulta hay cosas que debemos sacrificar, una de ellas son nuestros sueños y metas, todo para poder entrar en el sistema y no quedar excluido, si no eres lo que se te indica que seas, estás expulsado. Solo sobreviven los más aptos.


”Oscuridad total, caos, desesperación voraz por lograr objetivos y alcanzar metas imaginarias. Llegar para pertenecer, mostrar para existir. El tiempo va en cuenta regresiva y Valeria, Manuel, Clara y Leo están muy apuradxs por llegar… ¿A dónde? Ni ellxs lo saben.”. Así describe su obra  Jowy Sztryk, la cual también actúa.
¿Para cuándo el hijo?, ¿Para cuándo la novia?, ¿Para cuándo te recibes?, ¿Para cuándo el trabajo?.  Para cuando eres lo que queremos que sea. Parte de las preguntas que pondrán presión a estos personajes. La presión es el factor será el  energizante de La carrera.


La increíble escenografía de Vanesa Abramovich asemeja a una ciudad caótica como la vida de estos personajes, rojo neón el color que forma el cuadrado donde estos estarán encerrados e intentarán escapar, un reloj en cuenta regresiva nos hace pensar que la obra va a explotar. El diseño de luces de Fer Provenzano es el plus necesario para introducirnos en este estrés personal, todas estas emociones y elementos son ejecutados en la magistral dirección de Fernanda Provenzano.
Martina Alonso, Alejandro Monetta, Jowy Sztryk, Agustín Vera son los encargados de interpretar a estos neuróticos personajes consumidos por el estrés, las demandas sociales y la presión de alcanzar el éxito. Estarán en constante movimiento, trote y montados en la carrera donde uno de ellos logrará tener lo que desea (o no). 

Sin Fernanda Provenzano y su dirección esta obra pudiera haber salido mal debido a su hiperactividad, gracias a ella no fue así. El producto se disfruta pero sobre todo se siente y nos identificamos, porque ¿Cuántas veces nos han exigido que seamos aquello que no queremos ser?


La carrera: No es lo mismo respirar que seguir, está disponible los miércoles a las 21 en el Método Kairós (El Salvador 4530)
Escribió Sebastián Arismendi para La Butaca Web.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s