Análisis: Glyph para PC

Encontrar una pequeña joya es un valor en sí mismo. El momento impetuoso de tener entre tus manos un objeto que genera valor por el mero hecho de existir, por ser eso mismo, genera un atisbo de satisfacción más allá del valor que le asigne la sociedad. Y es nuestro buen deber el de apreciar una joyita en nuestras manos, con sus óxidos y sus brillos. Diría que Glyph trata sobre
eso mismo; ¿cuánto valoras obtener una pequeña joya? ¿Cuánto tiempo emplearás en ese coleccionable sin valor, pero que te dará gran satisfacción al obtenerlo?


Glyph es un sencillísimo juego de plataformas tridimensional donde el control lo es todo. En él, seremos un mágico escarabajo que rebota entre plataformas para alcanzar el final de distintos niveles, ganar carreras y obtener coleccionables, todo ello sin poder tocar la arena. Es un juego centrado en el apartado jugable, así que hablaré de él lo último.


Desgraciadamente, no puedo saber si el juego tiene historia, ya que un error
en la traducción me impidió leer ni una línea de texto, pero por suerte no parece tener ninguna relevancia. Completaremos distintos niveles para ir desbloqueando nuevos templos y áreas de un nexo común. Es un juego arcade de accesibilidad, donde las fases de juego se abren a medida que
obtengamos los coleccionables. Creo que el escarabajo mágico que nos acompaña sí tenía algo que decir, pero de nuevo, me lo he perdido…


Gráficamente es vistoso, con un aspecto desértico muy llamativo, sin necesidad de unos altos gráficos. Su paleta es muy variada, pintando cuadros de dunas en diferentes posiciones solares, muy agradable a la vista, por lo que cumple. Jugablemente, el escarabajo se controla sorprendentemente bien. La única
manera de alcanzar las lejanas y complejas estructuras en las cuales saltamos es dominando las tres mecánicas de movimiento; salto, rebote y vuelo, aprovechando todo lo que nos brinda el escenario y la combinación de todas ellas para movernos libremente. Es como ir en bici; al principio te mueves con mucho cuidado y prontamente comienzas a volar y aterrizar sin detenerte siquiera. En ese sentido, es un buen juego, pero algunas cosas necesitan pulido. La dificultad se regula poco, teniendo fases muy sencillas
junto a carreras demasiado complejas que no he podido ganar, o plataformas
muy muy lejanas que requerían demasiado dominio.No es que sea injusto, pero no organiza bien sus exigencias. Aparte de ello, algún clipeo nos harán caer en la arena y sin mencionar algún que otro bug existente.

En general, es un juego aceptable que se puede jugar sin mucho problema, pero se torna algo repetitivo y quizá incluso tedioso tras repetir muchas veces el mismo nivel.


Calificación: 6/10

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s