Análisis: Hades para PS4

Por Luciano Macchioli

El año pasado en los Game Awards, entre gigantes de la industria como The Last of Us II, Animal Crossing: New Horizons y Doom Eternal, asomaba un pequeño juego independiente, nominado a nada más ni nada menos que Juego del Año. Su desarrolladora, Supergiant Games, ya contaba con cierto renombre en la industria, y algunos de sus títulos gozaban de un éxito moderado. En lo personal, disfruté mucho de Bastion. Pero en Hades nada es moderado. Sumerjámonos en los rincones del Inframundo y entendamos el porqué del éxito de este título.

Para aquellos despistados que este título les fue esquivo, encarnaremos a Zagreo, hijo de Hades y príncipe del Inframundo, cuyo único objetivo es salir a la superficie. Pero el camino no va a ser nada sencillo; decenas de enemigos estarán dispuestos a darnos caza y, si nuestra vida llega a cero, volveremos al punto de partida. Pero ninguna partida será igual a la otra. Por supuesto, estamos ante un título roguelike, en donde cada muerte es sinónimo de experiencia y la próxima vez que volvamos a intentarlo, tendremos más recursos a disposición que la anterior.

Su gameplay es sencillo. Desde una perspectiva isométrica, deberemos abrirnos paso por las diferentes mazmorras, con un puñado de armas a disposición. El sistema de combate no es mucho más que golpes sencillos, especiales y dasheos. Podría estar horas tratando de buscar una palabra que defina lo perfecto que se siente jugar Hades, pero no le haría justicia. La sensación al ponerse al control es espectacular. Adictivo como pocos, será muy difícil limitarse a jugar un rato.

En el apartado artístico no existe una mínima imperfección a ser corregida. Los entornos en los que se mueve el jugador son fascinantes, el diseño de los dioses que nos ayudan a lo largo de la aventura es excelso y la paleta de colores que tiñen este mundo no podría ser más adecuada. La banda sonora es digna de ser aplaudida de pie, poco más que decir respecto a eso. 

Técnicamente, nada que reprochar. Títulos así exigen que la fluidez esté presente a todo momento, y así sucede. El festival de proyectiles, enemigos y luces en pantalla en ningún momento reducirá los 60 FPS constantes de esta versión.

Alcanzar la superficie no es el final de este viaje. Un sinfín de quehaceres nos mantendrán pegado al control, así que este título durará todo lo que nosotros queramos. Y les aseguro que será mucho más que un puñado de horas.

Hades es un cóctel excelentemente preparado, donde cada ingrediente nutre al producto final. ¿El resultado? Un videojuego perfecto. No me sorprende que haya sido nominado para Juego del Año, lo que me sorprende es que no lo haya ganado.

Calificación: 10/10

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s