Análisis: Ghostrunner: Project_Hel para PC.


Por Alejandro Corell.


Ya que todos hablaban el mismo idioma, se dijeron: “Construyamos una ciudad con una torre que llegue hasta el cielo”. Pero el señor comenzó a observarla y pensó: “Será mejor que baje a confundir su idioma para que ya no se entiendan entre ellos mismo”. Génesis 11:1-7.


En octubre de 2020, una grata sorpresa se posicionó en las pantallas de los jugadores para calmar el ansía frente a la cercana llegada de Cyberpunk 2077: Ghostrunner. Así, tuvimos la suerte de ponernos en la cromada piel de un ciborg superviviente de un golpe de estado en la torre, con la compañía de una voz que aseguraba ser la del arquitecto de la ciudad, y una misión: acabar con Mara. Intentando cumplir con el objetivo original de todo Ghostrunner, proteger a los demás, tuvimos que servirnos de nuestra letal y afilada katana y partir por la mitad al ejercito enemigo. Ahora, llega un nuevo capítulo a la aventura de sangre y neón con Project_Hel, donde tomamos el papel del androide cuyo nombre da título a la aventura, siendo este un jefe de la campaña original, para vivir sucesos previos a los vistos en el juego base. La voz del arquitecto no tiene poder aquí Hel, solo yo puedo hablar, y yo soy Mara.



Project_Hel es una expansión de pago que ofrece una nueva campaña con la que ampliar lo visto en Ghostrunner, sirviéndose de nuevos niveles y protagonistas. Tratándose del mismo juego, no sorprende que mantenga las mismas mecánicas base, pero con suficientes modificaciones para que se sienta algo fresco, más que contenido reciclado. Controlar a Hel es controlar a una versión más poderosa de Ghostrunner, algo que tardaremos poco en notar. La etiqueta “one-hit kill” se actualiza por “un golpe y medio”, ya que, aunque los enemigos no necesitarán más de un espadazo para terminar sus andanzas, nosotros contaremos con un escudo capaz de bloquear un impacto. Junto a esto, los poderes de Hel, una variación de los vistos en la campaña original, nos permiten desplazarnos por las paredes de acero y neón como un dios en la tierra. En lugar del gancho habitual, Hel salta más alto y lejos, de la misma forma en lugar de un dash en el aire, Hel puede elegir hacia donde dirigir su desplazamiento, a cambio de las habilidades del Ghostrunner, dispondremos de un haz laser que destrozará el día de aquel que atraviese, con o sin escudo. Todos estos cambios hacen que la experiencia en líneas generales se sienta más sencilla, pese a que los niveles se han diseñado con un nivel mayor de dificultad. Conforme dominemos las habilidades de Hel, el posible tedio y frustración causados por morir una y otra vez en el mismo sitio se transforman en disfrute al sentir que los únicos con control en esta situación somos nosotros mismos, y que me encierren si no es lo que he sentido.


A la hora de comenzar con esta expansión, el propio juego te recomienda jugar primero la aventura principal, y es algo con lo que estoy totalmente de acuerdo. Para disfrutar de los cambios y mejoras en el desarrollo, es menester conocer que es lo que ya ofrecía el juego de por sí, un frenetismo y precisión como pocos juegos del estilo han sido capaces de ofrecer. Deslizarse por la pared, saltar en el aire, dirigir tu inercia hacia una dirección anti Newtoniana para clavar tu katana en el pecho de un soldado y salir de nuevo por los aires para seguir dando muerte es lo más parecido a la felicidad que este juego puede aportar. Si venimos con los deberes hechos, habremos utilizado las horas de campaña para acostumbrarnos a los controles, y podremos entrar en Project_Hel a todo trapo, aprovechando el tiempo, cosa necesaria puesto que la nueva aventura no se alarga mucho más de dos horas, cortas, sí, pero realmente intensas. Quizás 15 euros sean demasiado para tan poco rato de disfrute, pero al igual que el juego original, la rejugabilidad es un factor determinante. Dominar cada uno de los mapas para realizar una run perfecta es algo que va a costarnos más de lo que podíamos pensar, ya que, repitiendo mis palabras, para que los poderes superiores de Hel no nos hagan sentir que el título es un paseo por la pradera, la dificultad en cada enfrentamiento y zona de plataformas es superior. Junto a esto, aparecerán desafíos secundarios en nuestros avances, como completar un nivel sin matar humanos, y podremos dedicar tiempo extra a buscar todos los objetos escondidos presentes en los mapas, que servirán para ampliar el lore de este mundo.




En conclusión, Ghostrunner: Project_Hel es una digna expansión a la altura del juego original, que por desgracia no es demasiado larga. Extender demasiado la duración de un título no suele dar buen resultado, pero quizás un par más de misiones habrían servido para disfrutar un rato más de las habilidades de Hel. Al menos, durante las dos horas que requiere completar la aventura, el disfrute no puede ser mayor, y junto al título original, conforman una de las aventuras Ciberpunk más interesantes del mercado. Salid de nuevo, la sangre no se derrama por si sola.

Calificación 8/10

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s