Reseña: Así de simple

Por Yamila Juan

Si en esta época, caracterizada por vínculos tan espontáneos, frágiles y poco duraderos como burbujas, se sufre por amor, entonces aún hay esperanzas. En este sentido, “Así de simple” da cuenta de que el amor no se ha perdido del todo.

1549213353375_image0033776412359418643068.jpg

Joaquín llora. Su hombre emocional y su hombre racional, también. Lo hace porque no encuentra palabras que expresar y con el llanto logra apagar el diálogo interno. En ocasiones como esa, nadie puede expresar mejor lo que pasa por dentro que una canción vieja y melodramática. Suena “Ella ya me olvidó” de fondo. Y ahí justo una llamada alerta a Joaquín y a sus voces: Clara toca el timbre. Se apaga la música, no se le puede mostrar debilidad.

Clara entra seguida de sus voces. Una decidida a no volver, que sin embargo está ahí, y una desmayada de ganas de quedarse.

Los dos están frente a frente después de haber vivido una historia juntos, con muchas cosas por decirse. Pero lo que logran articular suena a poco, a frases repetidas de otras separaciones, a balbuceos indecisos. Y es que la palabra en voz alta intenta resumir, a veces, un debate imposible de conciliar entre las antípodas que nos constituyen, las mismas que hablan a gritos cuando nadie nos oye.

A partir de esa escena inicial en un departamento (escenográficamente bien armado) que recrea la despedida de una pareja, se cuenta cómo fue el comienzo, el apogeo y el desenlace de la relación desde las voces con las que luchan o concuerdan los protagonistas, no solo para entender al otro sino a ellos mismos.

“Así de simple” es, en principio, una obra para pensar en las complejidades de la comunicación humana, en la influencia de los YO que nos subyacen; y después, una obra para reír o conmoverse.

La idea del desdoblamiento de los personajes principales es original y da para explotarla mucho más aún, dotando quizás de mayor dinamismo y diferenciación a los discursos racionales y emocionales, ya que el conflicto de toda la obra gira en torno a esa tensión. Es también una de las mayores virtudes del guión que, a través de los actores, logra desde el inicio la complicidad con el espectador, puesto que tiene acceso a lo que piensan los protagonistas sin presenciar el recurso consabido del monólogo.

TODOS LOS MIÉRCOLES 21 HS

TEATRO PICADERO – PASAJE SANTOS DISCÉPOLO 1857

Entradas a la venta en boletería del teatro o por Plateantet

Ficha técnica

Libro: Ignacio Bresso y Sofía González Gil

Actúan: Ignacio Bresso, Julieta Gonçalves, Francisco González Gil, Magdalena Pardo, Andrés Passeri, Ailin Zaninovich

Diseño y realización de escenografía: Lula Rojo y Gastón Segalini

Diseño de luces: Manuel González Gil

Música original: Francisco Ruiz Barlett

Diseño gráfico e ilustraciones: Malena Papanicolau

Coreografía: Carolina Pujal

Fotografía: Guido Wain

Comunicación y prensa: Varas Otero

Asistencia de dirección: Manuela González Gil

Producción: Loli Crivocapich

Dirección: Sofía González Gil

Anuncios

Deja un comentario