Crítica: Huérfanos de Brooklyn

Por: Virginia Cattaneo
Crítica: Huérfanos de Brooklyn (Motherless Brooklyn)
Película dramática con tintes cómicos escrita, dirigida y protagonizada por el gran Edward Norton y el infalible Bruce Willis.

Huérfanos transcurre durante los años ´50 en New York. Lionel Essrog (Edward Norton) es un detective muy inteligente, memorioso y de gran corazón que padece síndrome de Tourette razón por la cual hace y deshace frases constantemente formando rimas además de tener varios tics que logra calmar mascando chicle o fumando hierbas y que lo hacen particularmente entrañable. Su historia personal se refleja en su mirada triste, sufrió mucho de chico al haber quedado huérfano a los 6 años y luego al haber vivido en un asilo de monjas donde fue despreciado, maltratado y golpeado por ellas además de ser denominado “Fenómeno” desde siempre. La historia arranca cuando asesinan a Frank Minna (Bruce Willis), su maestro y amigo de la vida y él se promete descubrir quién lo hizo. Ese hecho es el puntapié inicial que desanuda un ovillo que mantendrá a todos con los ojos bien abiertos y entregados al suspenso intrigante y sin baches que sostiene toda la película, el cual los envolverá de manera tal que no se enterarán que el film dura 2hs y 24 min.
La trama se desenlaza dentro de un juego de poder donde, para variar, ganan pocos y pierden muchos. Randolph Moses (Alec Baldwing) interpreta al pez mas gordo de la historia quien ejerce un poder manipulador y aplastante sobre los ciudadanos de Harlem. Su hermano, Paul Randolph, (Willem Dafoe) aporta una cuota importante de protagonismo en ese entramado y Laura Rose (Gugu Mbatha-Raw) luchará por salvaguardar los derechos de esa gente y además lo llevará a Lionel por un costado de la vida que él desconocía.

Son para destacar las actuaciones de Willem Dafoe y la de Edward Norton, además de su excelente dirección. También la música de Craig Armstrong se lleva un aplauso especial por ser la encargada de transportar al espectador dentro de la historia.
Para mi gusto el final podría haber sido distinto, mas impensado quizás, aunque igualmente atrapante y tierna son las dos palabras que mejor definen este caso detectivesco con agregados imprevistos como el replanteo obligado como sociedad a revisar las actitudes lastimosas que tenemos muchas veces para con los demás y también a mirar a los costados y llegado el caso no permitir que se violenten los derechos de los mas necesitados.

Calificación 8.50/10

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s