Análisis: Farmer’s Dinasty

Por Jorge Marchisio
En Farmer´s Dinasty tomamos control de un muchacho, que debe hacerse cargo de la granja de su abuelo, tras el fallecimiento de este. Así es como de a poco iremos renovando nuestro nuevo hogar, a la vez que vamos a ir haciendo encargos para nuestros vecinos, mientras nuestro patrimonio y popularidad en la comunidad va aumentando.


Cuando me tocó probar este videojuego, pensé que me iba a encontrar un game al estilo de gestión de granja, cosa que ya existe en el mercado; y por eso fue mi sorpresa al ver que acá las cosas iban por otro lado.
Así es como nos encontramos con un juego en primera persona, al más estilo shooter, donde tendremos que ir cumpliendo misiones, siempre estando atentos nuestro medidor de hambre y sueño; al mismo tiempo que debemos ir ganando dinero con nuestra cosechas o trabajando para otras personas.
Esto es interesante, hasta que vemos el gameplay simplón que presenta Farmer´s Dinasty. Ya que todos los trabajos que se nos encargan hacer, se limitan a elegir en las opciones el modo reparación, y apretar un solo botón en el lugar indicado, para que de forma automática y muy rápida reparemos techos, paredes o pisos. Lo mismo que cosechar nuestras plantaciones.


Es una lástima que este apartado no esté tan trabajado, ya que hubiera sido bastante novedoso si el estilo simulador se aplicaba a la hora de trabajar, teniendo que ir y venir con diferentes herramientas, que, a la hora de trabajar, logre que reparar un edificio nos lleve bastante tiempo y no solo escasos minutos mientras mantenemos apretados un único botón.
También en lo visual, Farmer´s Dinasty no destaca. Una lástima que, a día de hoy, sigamos teniendo videojuegos con un apartado visual que pareciera de la generación pasada, siendo en extremo simples algunos modelados.


Farmer´s Dinasty es de esos juegos que se nota que tenía potencial y buenas intenciones desde su génesis. Pero al venir de una programadora independiente, algunas cosas no están del todo pulidas, dejando una sensación de quiero, pero no puedo bastante grande.
Recomendable si les gusta demasiado la vida rural.

Calificación: 6/10

Lo bueno: la originalidad de la idea de interpretar a un granjero.
Lo malo: pobre apartado visual y gameplay en extremo simple.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s